Fight for Your Right (To Party)

6 May

Los amantes de la buena música de los ochenta lamentamos el pasado viernes la muerte de Adam Yauch, miembro fundador de los Beastie Boys, una de las bandas más emblemáticas del rap blanco. Pero como la mejor manera de recordar a un músico es con sus canciones, adentrémonos en el primer exitazo del grupo, Fight for Your Right (To Party). Corría el año 1986.

Los Beastie Boys se habían formado en Nueva York a finales de los setenta, con la intención de hacer algo de música punk hardcore underground, que era lo que se llevaba en ese momento. Los tres fundadores, Adam Yauch (MCA), Mike Diamond (Mike D) y Adam Horovitz (Ad-Rock), eran hijos de familias judías, cultura que en el futuro les influiría mucho a la hora de escribir sus peculiares letras.

Los coqueteos con el punk se acabaron pronto. Aunque tocaron en algunos clubes y llegaron a publicar un primer EP, Pollywog Stew, hacia finales de 1983-principios de 1984 comenzaron el giro hacia el estilo musical que les haría famosos: el rap y, por tanto, el hip-hop. Comenzaron a familiarizarse con él tras visitar algunos de los primeros garitos donde se tocaba.

Los Beastie Boys, en una imagen de 1986. Foto: Getty Images.

En 1985, los Beastie firmaron por una discográfica llamada Def Jam Records, fundada por Rick Rubin, el hoy mítico (y excéntrico) productor que entonces era un chavalín de poco más de 20 años, fan del heavy-metal pero que había tenido el instinto de considerar al hip-hop como un estilo con futuro.

Probaron con un single, She’s on It, que sampleaba partes del Back in Black de los AC/DC (hay vídeos ochenteros y luego está este…), y el éxito fue tal que fueron elegidos para telonear a Madonna en su Virgin Tour de aquel año y también de los Run-DMC, otro grupo hiphopero de la época.

Así que el camino ya estaba hecho para el primer disco, Licensed to Ill, que fue lanzado en 1986 y que vendió nada menos que 750.000 copias en las primeras seis semanas. Pero estaban llamados a más: fue el primer disco de hip-hop en encaramarse a las listas de Billboard y el LP de ese estilo que más vendió en toda la década de los ochenta.

Fight for Your Right (To Party) describía perfectamente al grupo y al álbum: coqueteaban con el rock duro, se les iba la pelota en los vídeos y las letras acabaron por ser criticadas por los sectores más conservadores de su país por violentos y sexistas. La imagen de tres chicos adolescentes montándola, saliendo de gira con go-gos metidas en jaulas y un pene inflable gigante en el escenario no fue muy bien entendida en su época, y se acabaron enfrentando a unos cuantos juicios por “incitar a la violencia”.

Portada del single (eso sí que es un loro, oiga).

El grupo, poco a poco, se fue dando cuenta de que podía ser víctima de su propia broma, por lo que en álbumes sucesivos fue apostando más seriamente por la calidad y el hip-hop blanco. Paul’s Boutique (1989), su disco siguiente, da buena cuenta de este giro; tanto, que se ha acabado convirtiendo en un trabajo de culto donde vemos un poco de funk y psicodelia, incluso.

Esa amplitud de miras y de sonidos hizo que los Beastie efectivamente superasen su propio chiste y se convirtieran en uno de los grupos más sólidos del hip-hop en los 90 y primeros 2000. Es especialmente interesante, de sus últimos trabajos, To The 5 Boroughs (2004), para quien quiera escuchar algo más reciente.

Beastie Boys, en 2006.

Adam Yauch (a la derecha en la foto de arriba) era el miembro más activista de la banda. Se convirtió al budismo a principios de los 90 y creó la fundación Milarepa, que defendía a los nativos del Tibet de las injusticias perpetradas por China. A modo de Geldof hiphopero, Yauch montó en 1996 el primer Tibetan Freedom Concert, el concierto más importante en USA desde el Live Aid, pues reunió en el Golden Gate Park de San Francisco a 100.000 personas.

Además, también desarrolló una carrera cinematográfica como actor, productor y director de algunos cortos. Finalmente, no pudo vencer la batalla al cáncer de la glándula parótida que le habían diagnosticado en 2009, aunque por lo menos vivió para ver (que no asistir) a la entrada de su grupo al Rock’n Roll Hall Of Fame el pasado mes de abril.

Bien lo resume Fermín Zabalegui en su blog Mil maneras de matar al DJ: “La muerte de Adam Yauch es la perdida más grande del hip-hop de la costa este desde la de Notorious B.I.G”.

Nada más que añadir.

Una respuesta to “Fight for Your Right (To Party)”

  1. Jaime Fernández 7 mayo, 2012 a 10:04 #

    Qué grandes los Beastie Boys, y que grande este tema. A mí siempre me ha parecido una obra maestra de la ironía, eso de luchar por los derechos, pero no cualquier derecho, solamente el de irse de fiesta. Genial, sinceramente. No sabía lo de Yauch y el budismo, ahora me caen todavía mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: