Conciertos: Hombres G

15 May

Vaya por delante que soy fan de los Hombres G desde que tenía ¿8 años? Vaya por delante que el concierto al que fui ayer puede ser el ¿15? ¿20? de Hombres G al que haya asistido en toda mi vida. Vaya por delante, también, que sé escribir textos sin furor uterino. Una vez declarado esto, quien quiera seguir leyendo, que lo haga.

No es En la playa mi disco preferido de Hombres G. No me suelen gustar ni los homenajes ni los trabajos con amigos, aunque he de reconocer que algunas de las versiones que hay en él son interesantes, por ejemplo la de Huellas en la Bajamar o la de Temblando, con Ha-Ash. El resto de los invitados, por lo general, me da bastante grimilla, empezando por Leiva o Dani Martín (arrrgh!) y acabando con Ana Torroja o Álvaro Urquijo (zzz).

Por tanto, un concierto de Hombres G en el que presentaran un disco así daba, de entrada, un poco de repelús. Solo que David, Dani, Rafa y Javi son mucho más listos de eso y supieron convertir el recital en una especie de apoteosis que fue in crescendo y donde dejaron claro por qué, en muchas melodías y en unas cuantas letras, son los putos amos y mucho mejores que cualquiera compañía que lleven al escenario.

Así se veía el concierto desde la primera planta del teatro Arteria Coliseum. Fotos post: Jaime Fernández (www.jaimefg.com)

Los Hombres G plantearon un concierto dividido en dos partes (con intermedio, una idea que no me gustó nada puesto que, aunque se justifica por el cambio de decorado, rompe completamente el rollo del público): una primera más acústica y tranquilita, sentados y con guitarras españolas y percusiones suaves, y una segunda más típica de sala de conciertos, más enchufada.

En la playa fue la canción lógica para abrir este recital. David Summers en el centro del escenario, Dani Mezquita a su derecha, Rafa Gutiérrez a su izquierda y detrás de este, Javi Molina (que cada concierto que veo de HG le veo más entregado, tocando mejor y disfrutando muchísimo). Como músicos de apoyo, los tradicionales Jason Paradise al teclado y Juanito El Piscinas al viento, más Fermín Montesinos a las guitarras y percusiones.

Todo muy tranquilito: sofás, alfombras, luz tenue y una preciosa escultura de elefante para la primera parte del concierto…

Los amigos de la noche fueron tres: Álvaro Urquijo, con quien interpretaron Un par de palabras; Bebe, que cantó Separados y Leiva (ex-Pereza), que cerró la primera parte del concierto con Voy a pasármelo bien.

Urquijo tuvo una presentación de lujo, con Summers recordando los tiempos en que él y Javi se juntaban con sus amigos punkis en el cole (el Menesiano de Parque de las Avenidas, para más señas) y alguien llegó con un single “cojonudo” de un grupo español “en unos años en los que las canciones de los grupos españoles eran una mierda” (sic). La interpretación de Bebe, entre problemas de sonido y de vocalización, tuvo que ser enmendada por Summers, mientras que a Leiva (ains) al menos se le puede agradecer que fuera el único de los tres que no necesitara chuleta con las letras.

Esta primera parte acústica sonó francamente bien y apetecible. Me gustó Te necesito y también Dos imanes, pero creo sinceramente que los Hombres G ya tienen repertorio suficiente en esa segunda etapa de su trayectoria para no vivir de las canciones de siempre como se demostró en la otra parte del concierto.

Álvaro Urquijo, durante el concierto de Hombres G.

Bebe interpretó “Separados” en el concierto.

Leiva, con sus piernas a lo Lina Morgan, al menos se sabía la letra de “Voy a pasármelo bien”.

A las diez de la noche, bajaba el telón del teatro, lo que nos anunciaba el final de la primera parte. A esas alturas, poco quedaba ya de concierto acústico y tranquilito pues la mayoría del público se había puesto en pie con la intervención de Leiva. ¿El público? Variopinto. El topicazo es decir que era sobre todo femenino, pero muchas de esas mujeres íbamos acompañadas por hombres que se sabían todas las letras y algunas incluso con sus hijos preadolescentes, que a la vez que cantaban los temas que hemos oido cientos de veces se avergonzaban un poco del comportamiento de sus padres…

El ataque de las chicas cocodrilo fue el tema elegido para abrir la segunda parte. Se quitó toda la decoración del escenario y las formales camisas de los músicos fueron sustituidas por camisetas negras. Y entonces, el show se disparó. Llevar 30 años en los escenarios y, en general, en lo más alto, te hace aprender a tocar de verdad y a disfrutar de lo que haces. Hombres G es un grupo de grandes melodías pop, con habilidades para el ska y que, para ser español, no flirtea mal con el rock.

Camisetas negras… ¡¡y a demostrar que se sabe tocar!!

Los que vamos bastante a menudo a ver a Hombres G agradecemos los pequeños cambios en el repertorio. Por ejemplo, ayer pudimos disfrutar de las no muy habituales En mi coche, Y cayó la bomba fétida, Estoy pintando tu sonrisa o Un minuto nada más. Mola también escuchar Nassau con un tono parecido a la demo 86 que salió en algunos casetes de la época (y no al horror que se incluyó en Agitar antes de usar) o Indiana cambiando el rock por el ska.

Pero a quien suscribe estas líneas, que lleva siendo fan desde 1984, lo que le impresiona más no son esas canciones ochenteras que motivan este blog y que ya sabe de sobra que tienen chispa, con sus claras influencias de Los Nikis. Impresiona saber que los temas grabados desde 2002, año de su regreso, son prácticamente igual de poderosos, con letras menos moñas pero con una música muy trabajada: ayer escuchamos Me siento bien, Morir entre semana, Por qué no ser amigos, o No te escaparás, esta última es para mí una especie de puñetazo a todo lo que se hace musicalmente en este país.

Otro final apoteósico de los HG. ¡Todos entregados!

Y ya acabo. El concierto concluyó con los greatest hits: Temblando, Venezia (con la intro cantada esta vez por un amiguete más, Santiago Segura), Marta tiene un marcapasos y Devuélveme a mi chica. Son las canciones que le han hecho famosos pero para nada sus mejores temas (suele pasar). Sin embargo, forman parte de nuestra vida.

Y, saludando, agradeciendo como siempre, se marcharon por un lateral los  Hombres G. Para mí, el grupo de mi vida, el de mis carpetas decoradas y mis póster junto a la cama. El de los discos comprados en Discoplay y escuchados en un tocadiscos portátil con las letras en la mano para aprenderlas en un solo día. El grupo que me hizo elegir la profesión que tengo y el nombre del hijo que espero.

“Somos dos imanes, tú lo has dicho; y ni la musica ni el tiempo nos pueden separar”.

15 comentarios to “Conciertos: Hombres G”

  1. Maria Fer 17 mayo, 2012 a 10:00 #

    Siempre me han gustado Hombres G, sus canciones pegadizas y gamberras del principio, lo bien que han sabido evolucionar sin perder su esencia. No soy fan. Ni de ellos ni de ningún otro grupo musical. Me gusta un poco de todo y nunca me he casado con nadie musicalmente hablando, pero sí tengo que decir que una de mis canciones favoritas con diferencia es de HG. “Lo Noto”.Me encanta. Y no me importaría nada asistir a un concierto suyo.

    • bego76 19 mayo, 2012 a 14:58 #

      “Lo noto” es una canción excelente. Cuando yo la escuché por primera vez, se me pusieron los pelos de punta. Una canción que anunciaba el regreso de un grupo tan especial para mí, con ese sonido y esa letra, y en un momento personal para mí delicado… Le tengo mucho cariño.

  2. Lluïsa Díaz 17 mayo, 2012 a 8:39 #

    Hola Begoña!! Primero d todo muchas felicidades por tu embarazo… como sigo habitualmente tu blog, siempre intento escribirte algo en las entradas donde veo algo en común conmigo. Y aunque no llego al nivel tuyo de entusiasmo ante los Hombres G, ni mucho menos, he de reconocer que también para mí fueron el primer efecto fan que “sufrí”. Casi me estrujan entre una vaya de hierro y un grupo de adolescentes enloquecidas (tanto como yo misma), por ver el estreno de la película (porque tb han hecho pelis)… Desde entonces me volví menos apasionada respecto al movimiento fan…

    La estrofa: “… con su ford fiesta blanco y un jersey amarillo… el pijo se ha comprado cinco o seis” de Sufre mamón.. la historia del pijo q le quita la novia… memorable.

    • bego76 19 mayo, 2012 a 14:57 #

      He de confesarte que yo fui extra de la segunda peli de los Hombres G, “Suéltate el pelo”🙂

      • Lluïsa Díaz 20 mayo, 2012 a 8:14 #

        jajajaja… Olé por ti begoña!

  3. Jaime Fernández 16 mayo, 2012 a 12:47 #

    Fue un buen concierto, la verdad, y por si alguien lo duda Begoña no era la única embarazada entre la audiencia. Como muy bien indicas en el post hay un montón de fans femeninas, pero también un montón de chicos que se saben las canciones. Yo reconozco que mis dos temas preferidos de los Hombres G son Nassau (que por suerte lo tocan siempre en directo y que me recuerda a los mejores Nikis) e Intimidad (que no la he escuchado nunca en directo).

    • bego76 19 mayo, 2012 a 14:56 #

      Intimidad por ahora yo tampoco la he visto en vivo, pero con la variedad de temas que van tocando quién sabe, quizás algún día lo veamos. Yo les he visto tocar “Matar a Castro” incluso…

  4. joseluisimon 16 mayo, 2012 a 7:27 #

    No soy de escribir en este blog a pesar de seguirlo puntualmente. Parco soy de palabras, parco soy de escritura.
    Pero no podía dejar pasar esta ocasión.
    Te ha costado, en tiempo, escribir de tus HG. Aprovechar un concierto para escribir la crónica y confesar los puntos de conexión de HG con tu pasado, presente y futuro ha sido un acierto. No hacía falta más.
    Sin asistir al concierto estoy escuchando cómo suenan sus canciones. Tu relato y mi experiencia en varias asistencias al Arteria me sirven para imaginarme los sonidos.
    Acompañas de unas imágenes muy aparentes y significativas y el conjunto -pasional- no es empalagosamente tendencioso por parte de una fan incondicional.
    Este repor lo archivaré cuidadosamente junto con aquella entrevista que hiciste en la desaparecida revista Maxim. Ambos forman parte de mi pequeña historia junto a mi “querida Bego”.
    Una separación de ocho años entre los dos artículos es demasiado tiempo para una fan aunque una distancia justa para notar que el tiempo no puede ni con “unos” ni con “otra”

    • bego76 19 mayo, 2012 a 14:55 #

      Es mejor no aburrir a la gente con las pasiones…🙂

  5. fERNANDO 16 mayo, 2012 a 2:07 #

    LES DEJO CON AMOR ESTE REGALO

  6. Cristina Bravo 15 mayo, 2012 a 20:57 #

    A mi tambien me encanta! Sabes que me los encontre ayer volviendo a casa…?? estaban en enfrente del pop & roll David, Rafa y Javi.. un beso!

  7. EVA Atienza 15 mayo, 2012 a 16:35 #

    Me encanta!

    • bego76 15 mayo, 2012 a 19:26 #

      Gracias!

  8. Sandra 15 mayo, 2012 a 16:28 #

    Me ha encantado el post, sobre todo el final. Ojalá lo lea David Summers porque seguro que le emocionará como a mí.

    • bego76 15 mayo, 2012 a 19:27 #

      Pues ójala lo lea… Pero menuda responsabilidad asumiría el pobre de saber cuántas cosas de mi vida ha decidido (sin saberlo)…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: