The Riddle

17 Jun

Cuando veo las fotos más recientes de Nik Kershaw, no puedo evitar acordarme de Robert Downey Jr. Y también un poco de Yazz, con esa espiritualidad que transmite ahora, con su camiseta blanca y su colorido foulard al cuello. Hace casi 30 años, este The Riddle conseguía el número 3 en las listas británicas con un vídeo absolutamente friki e incomprensible. Una buena canción que se lo podía permitir.

Nik Kershaw es una de esas estrellas de los ochenta que, aun sin dar la nota, siempre ha estado ahí. Su carrera ha seguido a lo largo de todos estos años y, de hecho, para este verano se espera su nuevo disco, 8. También será uno de los artistas presentes en los BT London Live, la tanda de conciertos que se celebrarán en la capital británica para celebrar las Olimpiadas. Y el 4 de agosto, en The Greatest 80’s Party Ever. Así que a sus 54 años, no podría estar más de actualidad.

Nik-Nicholas Kershaw nació en 1958 en Bristol (Inglaterra), aunque creció en Ipswich. Aprendió a tocar la guitarra con una imitación de una Gibson 335, reproduciendo éxitos de los Black Sabbath y Deep Purple. A los 14 años, y con su amigo Russell Chesterman, montaría su primera banda, Thor, a la que cambió el nombre después por Half Pint Hogg y finalmente Hogg.

No obstante, la primera banda más o menos profesional en la que tocó Kershaw fue Fussion, una banda de jazz+funk+rock, que hacía versiones de Steely Dan y Weather Report. Incluso sacaron un disco, ‘Til  I Hear From You. Pero la historia se acabaría en 1982

Kershaw, hacia 1983.

Kershaw, hacia 1983.

Tras la disolución de Fussion, Kershaw estaba decidido a emprender carrera en solitario, pues tenía un buen puñado de composiciones en su haber. Hizo varios intentos de buscar discográfica, algo que no logró hasta que no puso un anuncio en la revista Melody Maker. De las 10 respuestas recibidas, una de ellas era de Micky Modern, el manager de Nine Below Zero, quien le consiguió un contrato con MCA.

El primer disco de Kershaw, Human Racing, fue grabado en el verano de 1983 y el primer sencillo, I won’t let the sun go down no alcanzaría más que el número 47 de la lista de éxitos británica. Wouldn’t it be good, su conocidísimo segundo sencillo, arrasó. Fue entonces el momento de volver a lanzar I won’t let… que ahora llegaría al 2  y de sacar el LP, que alcanzó el platino en varios países.

En casa, con el plástico original, “The Riddle”, segundo disco de Kershaw.

The Riddle fue su segundo LP, que llegó a las tiendas a finales del mismo año 1984. El tema que daba título al álbum, que ocupa este post, hacía honor a si nombre: ‘el enigma’. La letra, cuando se lee, no tiene mucho sentido. Por ejemplo, una estrofa dice así:

I got plans for us
Nights in the scullery
And days instead of me
I only know what to discuss
Oh For anything but light

[Tengo planes para nosotros
Noches en el fregadero
Y los días en mi lugar
Solo sé qué discutir
Por cualquier cosa excepto por la luz]

Kershaw ha contado alguna vez que recibió cientos de cartas de posibles soluciones al “enigma “ que planteaba en la canción. En realidad, no había ninguna adivinanza. Al parecer, había compuesto la letra y se le echaba el tiempo encima para grabar el tema. Así que empezó a escribir algunos versos aleatorios para completar la canción con la esperanza de mejorarlos, pero nunca los cambió. Así fue cómo un boceto de canción se convirtió en un hit… para conspiranoicos🙂

 Tras The Riddle sacó un par de discos más sin relevancia y abandonó su carrera como solista en 1989 para centrarse en su faceta de compositor. Es el autor, por ejemplo, de este éxito de mi adolescencia, The One and Only, de Chesney Hawkes, que en 1991 se encaramó a lo más alto de las listas. ¿A que, volviéndola a oír con otros oídos, no extraña que sea de Kershaw?

Concentrado durante los 90 en la composición, no sacó otro álbum hasta 1999, 15 minutes, muy aclamado por la crítica. Y a este, le siguieron otros tres no tan respetados por los entendidos, To Be Frank (2002), Your Brave Face (2005) y You’ve Got To Laugh (2006), en los que se aprecia a un Kershaw muchísimo más maduro, alejado de aquella New Wave que le dio a conocer. Veremos qué nos ofrece en 8….

Kershaw, hoy en día.

 

2 comentarios to “The Riddle”

  1. Jaimefg 18 junio, 2012 a 14:06 #

    A mí The Riddle siempre me ha dado muy buen rollo. Es uno de esos temas que me hacen viajar en el tiempo, a ningún lugar especial, simplemente al cuarto de casa de mis padres, tirado en la cama, escuchando musica, poniendo discos… Cero preocupaciones y un enigma del que no entendíamos ni la letra ni nada por el estilo, pero que nos fascinaba. O al menos a mí me fascinaba.

    • bego76 24 junio, 2012 a 10:35 #

      ¿Sin entenderla fascinaba? Esa es la magia de la música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: