Let’s Dance

30 Abr

Un puto genio este David Bowie. Pero uno de verdad, no uno de esos que se nos llena la boca de decir “genio, genio” y luego es una mota de polvo en la música. Desde el principio, lo hizo bien; innovó, hizo historia, interrelacionó música, cultura, diseño, moda, política. Y a lo grande. En 1983 arrasó con este Let’s Dance.

Todos pensábamos que estaba medio muerto en su casa de Nueva York. Algo así debió preguntarle Íñigo López Palacios a  Tony Visconti -amigo y productor de Bowie- cuando le entrevistó hace año y medio en Madrid. “Está perfecto de salud”, decía Visconti. Y el periodista de El País reflexionaba: “Su sonrisa resultaba tan franca y su mirada, tan directa, que solo quedaba creerle”.

Y el pasado 8 de enero, cuando ya todos los medios habían soltado la cantinela de “hoy David Bowie cumple 66 años. El camaleónico cantante lleva una década retirado del mundo de la música…”, va el tío y publica en la web que saca un nuevo disco, titulado The Next Day (producido, por cierto, por Tony Visconti).

Los 60 sentaban bien a todo el mundo.

Los 60 sentaban bien a todo el mundo. We, we, we are the mods!

Había nacido un 8 de enero de 1947, como David Jones. De pequeño escuchaba los discos de su padre, el primer rock’n roll americano (ha declarado su admiración por Little Richard y Elvis). A los 13 años le matriculan en una escuela técnica, donde además de estudiar arte, diseño y tipografía recibe clases de música, concretamente de saxofón.

Hace sus primeros pinitos como cantante mod, sacando tres singles en 1966. Para entonces ya se había cambiado el nombre a David Bowie, después de que ya hubiera otro Davy Jones estrella (el cantantante de The Monkees). Su primer disco, titulado David Bowie (1967), pasa también desapercibido.

El primer LP de Bowie, pura psicodelia de la época.

El primer LP de Bowie, pura psicodelia de la época.

Tras estudiar en un monasterio budista escocés, se fue a estudiar con Lindsay Kemp,adentrándose en la danza, el circo y los mimos y en 1969 formó su propia compañía de arte experimental: Beckenham Arts Lab. Para financiarla, saca un segundo disco, Space Oddity, cuyo éxito le convenció de que se debía dedicar a la música.

Comenzaban los 70, la que sería la década mágica para Bowie, y lo hacía acompañada de otras dos figuras. Marc Bolan, el líder de T.Rex, amigo y  a veces enemigo y de vez en cuando guitarrista en su banda, y el ya mencionado Tony Visconti.

Get it on: Bowie y Bolan (la foto es de mediados de los 70).

Get it on: Bowie y Bolan (la foto es de mediados de los 70).

Tras The Man Who Sold The World (1971), David Bowie daría otra de sus campanadas apareciendo como su encarnación Ziggy Stardust (la mezcla supercool entre Marc Bolan, Iggy Pop y Lou Reed). Se tiñó el pelo de naranja, comenzó a vestir de mujer, y se presentó como una estrella andrógina y bisexual procedente de Marte.

Starman fue el pelotazo de su disco The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spiders From Mars (1972), al que le siguió Aladdin Sane (1973) y se dedicó a hacer giras. El personaje lo disolvió poco después, mientras seguía publicando: Diamond Dogs (1974), Young Americans (1975) fueron sus dos siguientes álbumes.

Bowie, haciendo alarde de su flexibilidad a sus 25 añitos.

Bowie, haciendo alarde de su flexibilidad a sus 25 añitos.

Luego llegaría la etapa de colaboración con Brian Eno en Berlín, donde vivió durante unos años (en una casa compartida con Iggy Pop). Allí aprovechó para desintoxicarse y para comenzar a pintar, además de descubrir la música electrónica alemana, como se observa en su trilogía berlinesa: Low (1977), Heroes (1977) y Lodger (1979).

Bowie entra en los 80 con Scary Monsters, un discazo al que pertenecía Ashes to Ashes, una de sus mejores canciones. En el vídeo podemos ver a Steve Strange, de Visage, y uno de los habituales de The Blitz, el bar de los New Romantics en Londres al que nuestro protagonista también iba de vez en cuando. Entre los guitarristas de Scary Monsters, un grande: Pete Townshend.

Who are you? Dos leyendas no se juntan tan fácilmente.

Who are you? Dos leyendas no se juntan tan fácilmente.

Al año siguiente, otra colaboración de lujo, el Under Pressure con Queen, le convirtió en una superestrella, al igual que el disco de la canción que nos ocupa, Let’s dance, publicado en 1983. El tema, como explicó Bowie, va simplemente de bailar con la persona que se ama, aunque en el vídeo se hizo hincapié en denunciar situaciones de racismo. La guitarra solista de la canción la toca Stevie Ray Vaughan, otra colaboración de lujo.

Tras su aparición en el Live Aid de 1985, Bowie se dedicó a incrementar su fama como celebrity, estando presente en todas las it-fiestas, y a actuar en varias películas. Quizás la más famosa de ellas fue Dentro del laberinto, una de esas pelis de fantasía tan típicas de la época, con una adolescente Jennifer Connelly. Luego, se embarcó en un proyecto de hacer un grupo llamado Tin Machine pero no dio los frutos esperados.

¡Esto sí que son los 80!

¡Esto sí que son los 80!

En los años 90, Bowie, ya casado con la supertopmodel Imán, apostaba fuerte por la música electrónica, en algunos casos de la mano de su viejo amigo Brian Eno como en Outside (1995). Siguió haciendo giras y presentándose en público, como en el concierto por las víctimas del 11-S, y sacó dos discos en el siglo XXI: Heathen (2002) y Reality (2003), ambos producidos por Visconti, bien recibidos por la crítica.

En el verano de 2004, se le fue practicada una angioplastia en Hamburgo (Alemania) y después llegó su súbito retiro: solo apareció en contadísimas ocasiones, cada vez menos, lo que unido a su edad dio que pensar a muchos que estaba, más o menos, terminal.

David Bowie en el Nokia Isle of Wight Rock Festival de 2004.

David Bowie en el Nokia Isle of Wight Rock Festival de 2004.

Acaba de presentar The Next Day y os lo recomiendo encarecidamente. ¿Por qué? Por lo de siempre: quizás no estemos cerca del mejor Bowie de su historia, pero sí es de lo mejor que ahora mismo se puede escuchar. Y con eso es bastante. Por cierto: si os pasáis por Londres hasta el próximo 11 de agosto no dejéis de visitar la exposición que le dedica el Victoria & Albert. Tiene una pinta estupenda.

Os dejo con el vídeo de The Stars (are Out Tonight), con Tilda Swinton. Mola.

5 comentarios to “Let’s Dance”

  1. Antonio 22 noviembre, 2013 a 19:15 #

    Let’s dance me gusta y hay otra que me encanta que se llama “they say jump”

    • bego76 23 noviembre, 2013 a 22:00 #

      Es un grande Bowie!

      • Antonio 24 noviembre, 2013 a 11:25 #

        Si Bowie es un icono y no se si sabias que estas dos canciones están producidas por Nile Rodgers productor a su vez de Chic un grupo de musica disco. Madonna como no vió ese potencial en el disco Let´s dance y ficho a Nile Rodgers para su Like a virgin así que ya sabemos por quién esta influenciada la reina del pop.

  2. Jaime Fernandez 20 mayo, 2013 a 10:19 #

    De sus pelis me quedo con El ansia, en la que interpretaba a un vampiro glamouroso y capullo, en compañía de Catherine Deneuve y una jovencísima Susan Sarandon.

    • bego76 16 junio, 2013 a 20:54 #

      Me gustaría haber visto alguna de sus pelis buenas, pero no lo he hecho… ¡Gracias por la recomendación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: