Conciertos: Depeche Mode

18 Ene

Decir que los Depeche Mode están en buena forma es quedarse bastante corto. Decir que los Depeche Mode siguen siendo los que eran suena a mala frase hecha. Lo más adecuado que se puede decir de Depeche Mode es que asistir a uno de sus conciertos tendría que figurar en el top ten de esas listas de “Cosas que debes hacer antes de morir”.

Yo, por lo menos, cumplí con ese sueño [ya solo me quedan Springsteen y Madonna]. La cita era en el Palacio de los Deportes de Madrid , en la primera de las dos fechas que los de Basildon tenían en la capital. El lleno era total, con un público en su mayoría en torno a los 40 o 50 años. Alguna familia con niños pequeños (¿?), pandillas de chicas disfrazadas de negro a lo siniestro (uuuhh qué miedo) y herederos sin gracia de Fabio McNamara completaban la fauna del local.

Fueron puntuales en su aparición en el escenario, un escenario con tres pantallas y una pasarela que se adentraba en la masa del público y que no se usaría hasta la segunda mitad del concierto. Andrew Fletcher, en segundo plano con sus gafas de sol; Martin Gore, con su pelo ensortijado, quedaba a la izquierda del público y, claro, el ultracarismático Dave Gahan salieron a las 21:33 y causaron el enloquecimiento general.

P1020520

Comenzó entonces el desfile de temas. Empezaron con Welcome to my World y Angel, dos de las pocas concesiones a su último disco, Delta Machine, uno de los mejores del grupo en los últimos años. Los visuales de Anton Corbijn llenaban mesuradamente la parte trasera de la escena, con momentos brillantes como el vídeo de los perros que acompañó la interpretación de Precious.

En la primera media hora del concierto, Dave Gahan ya había mostrado de lo que es capaz: de bailar, dar vueltas, moverse a lo pollo-portera, demostrar que no le sobra un gramo de peso, restregarse contra el micrófono, correr a lo Tony Hadley en sus buenos tiempos, culebrear por escena y menear el culo para deleite del público, todo ello demostrando tener una voz potente, sólida y sin apenas distonías.

P1020522

Quien también demostró su voz fue Martin Gore, que se dio el gustazo de interpretar en solitario a lo ‘Piano Man’ tres temas a lo largo de todo el concierto, sobresaliendo su íntima versión del Shake the Disease, casi al final del concierto. El cerebro pensante del grupo tras la primitiva marcha de Vince Clarke demostraba que su talento no se reducía únicamente a la composición y las letras.

La segunda mitad del concierto ya fue una especie de desparrame de hits. Una banda con esa trayectoria durante más de 30 años no podía más que ofrecer un tracklist de pelotazos del tipo Behind the wheel y el que abre este post, A question of time. El público daba botes como locos con una canción que sonaba mejor que nunca, muy potente gracias al impecable trabajo del batería Christian Eigner (menudo papelón resuelto con sobresaliente).

P1020545

A partir de ahí, echamos a volar. Llegó una de las mejores melodías de la historia de la electrónica, la sencilla e íntima frase que envuelve Enjoy The Silence; y también llegó el himno generacional que fue para muchos Personal Jesus. Tras este temazo se retiraban para dejarnos tomar aliento después de tanto baile y tanto grito y retomaban el tramo final con Just Can’t Get Enough, su carta de presentación hace ya más de 30 años.

Algunas críticas que ya he podido leer de este concierto y del de hace unos días en Barcelona aseguran que el tema de Clarke suena raro, como fuera del conjunto, de la atmósfera densa que hubieran querido crear con el resto del tracklist. Y para nada. Suena radiante, suena actualizada, suena brillante y divertida, suenan como diciendo, “sí, esto TAMBIÉN nos lo inventamos nosotros”.

P1020557

El bloque final cuenta también con Halo (momento descafeinado), I feel you y, por último, con Never Let Me Down, con el que, dos horas exactas de reloj después de haber tocado las primeras teclas, se despedía la banda de las más de 15.000 personas que gritaban entregadas oéoéoé… Era como si el tiempo se hubiera esfumado y habían pasado ¡dos horas!

Conclusión 1: Otros artistas que empezaron su carrera en los 80 se han visto obligados, de alguna forma, a renovarse y a sonar distintos para que la música no sonara caduca (véase, por ejemplo, la crítica del concierto de Duncan Dhu). Depeche Mode no. Las canciones suenan bien, muy, muy cercanas al sonido del disco, a lo que llevamos en nuestra memoria, sin renovaciones radicales y suenan extraordinariamente actuales. Lo que significa que sus temas no han envejecido nada. Ni un ápice. No son de hoy, pero lo parecen; y si lo fueran, serían mejor que la mayoría de la basura que se hace.

P1020573

Conclusión 2: Dave Gahan y su carisma. Sí, quizás ya sabe lo que tiene que hacer para que todo el mundo grite y se entusiasme, ¡pero lo hace! Y creo que disfruta haciéndolo, creo que se lo pasa bien en el escenario con su sensualidad, sus bailes, su lado oscuro en el que todos alguna vez hemos querido adentrarnos. Es un maestro en darse un baño de multitudes, en que la claque se rinda a sus pies y encima en hacerles creer que lo hacen porque quieren. Un verdadero dios.

Conclusión 3: ¿Qué diantres le pasa a la música española? ¿Por qué nadie suena así nunca? ¿Por qué no se hacen esos montajes? ¿Por qué no hay cantantes con ese carisma? ¿Por qué Gran Bretaña tiene a la Human League y a Depeche Mode y a Yazoo y nosotros con Azul y Negro nos tenemos que dar con un canto en los dientes? ¿Por qué aquí con 52 años desafinamos como unos cosacos y un tío que ha estado muerto canta mejor que los ángeles?

Si sabéis alguna respuesta a estas preguntas, por favor, decídmelo. Mientras, voy a apuntar en mi lista de “Cien cosas que tengo que hacer antes de morir”: Volver a ver a Depeche Mode…

 

 

9 comentarios to “Conciertos: Depeche Mode”

  1. Beg Skauriash (@Randahari) 25 enero, 2014 a 23:52 #

    Me ha gustado tu crítica, excepto por la majadería sobre el público asistente, ¿y qué otra cosa esperabas encontrar? ¿acaso no conoces el género de donde viene la banda y la época en la que empezaron a despuntar? Obvio el perfil del público del que hablas, y además hablas de ellos con sorna. No entiendo bien por qué.

    • bego76 27 enero, 2014 a 11:16 #

      Hola, Randahari!
      Igual no lo he expresado bien. Es lógico que el público haya crecido con ellos y se traiga sus hijos, lo que sí me parecía un poco ridículo (al menos en la zona donde yo estaba) era ver niñas de 18-20 años en plan blogueras de moda con el manual de ‘cómo ser gótica en tres pasos’. Si las hubieras visto, coincidirías conmigo😉
      Besos y gracias por entrar
      Bego

  2. Javi Arte 19 enero, 2014 a 3:34 #

    Ayer fui al concierto….. y GENIAL!!!! Una pasada!!!!!! De principio a fin!!!!! Por cierto, seguro que el centro de sismología de Madrid debió registrar ayer anoche bastantes mini-seismos…. porque madre mía, votaba hasta en el asiento… LITERALMENTE jajjajajaj

    No soy fan (estrictamente hablando) del grupo (tan sólo he escuchado sus canciones más populares que han ido sonando poco a poco en la radio), pero es uno de mis grupos favoritos🙂 De hecho, sin conocer más de la mitad del repertorio de las canciones del concierto… Me encantaron TODAS!!!!🙂 La verdad que tienen un sonido que me encanta (en general el pop sintético-electrónico de los 80), y siempre que los escucho es inevitable transportarme a esa década… Aunque claro, yo en los 80 apenas estaba comenzando a andar jajajjajajajja De hecho, su primer álbum es de cuando yo nací.

    La pena es mi cutre móvil😦 A 320×240 y sonido chusquero… me quedará un recuerdo tan borroso como el que quede en mi memoria al cabo de los años😦 Pero al menos podré decir que lo he vivido. Que he escuchado a una leyenda!!!🙂

    Por cierto, en mi caso, en el concierto del día 18, al revés, la mayoría era bastante joven. De 40 para abajo. Muchos de 30, e incluso de 20.

    Y sobre tus preguntas, me gustaría responderte.

    En España simplemente se lleva otro estilo de música. Quizás haya algún grupo del estilo de Depeche Mode, pero ahora se lleva mucho el género “indie o alternativo” (que en realidad no es más que pop, cambiando algunas cosillas).

    ¿Porqué no hacen esos montajes? Cuestión de pasta. O eso pienso. Depeche Mode se lo puede permitir. Quizás si algún grupo español sigue pegando fuerte tras 30 años, seguramente puedan hacer algo similar. No será por medios, porque en España tenemos buenos profesionales.

    Y sobre lo de desafinar… Pues hay de todo. Desafinan “fuera y dentro” de nuestro país. Y afinan también “fuera y dentro”. Por ejemplo, el mítico Rafael afina🙂

    • bego76 21 enero, 2014 a 20:08 #

      Hola, Javi! Gracias por tu comentario!
      El concierto fue estupendo, todos vibramos, aunque veo que el sábado la gente era un pelín más joven… ¡buenas noticias!
      Me dices que en España se lleva otro tipo de música (y me citas el indie, claro). Se hace música indie, pero no es lo que se lleva: no me remito a los 40 principales, ¿has visto lo más escuchado en Spotify? Melendi, Alborán, Alejandro Sanz, Magán y esas mierdas. Si todo fuera Supersubmarina otro gallo nos cantaría.
      En cuanto a los montajes. Creo que tampoco el de Depeche es tipo los megamontajes de Springsteen y U2. Son tres pantallas de vídeo y un tipo con creatividad, poco más.
      Raphael es de los que mejor cantan, Guille Milkyway también va bien de tono, poca cosa más.

      Gracias por tu participación y nos vemos!

  3. Jaimefg 18 enero, 2014 a 20:04 #

    Un gran concierto, sin duda. Yo me lo pasé en grande y pude escuchar, y grabar para la posteridad, mi canción preferida de los Depeche Mode, justo la que abre este post. Me trae muchísimos recuerdos de los veranos de los 80 en la playa y con mis amigos de tierna juventud.

    • bego76 18 enero, 2014 a 20:13 #

      Mi primer recuerdo de los Depeche es mi hermana Bea bailando el Just Can’t Get Enough. Algunas cosas cambian, lo esencial permanece.

  4. Fletcher pedorro 18 enero, 2014 a 18:00 #

    Clavado, como siempre. Me refiero tanto a tu crónica como a Fletcher. Otro gran concierto. Como siempre. Y van más de 30 años…

    • bego76 18 enero, 2014 a 20:12 #

      Sabía que estabas ahí🙂 ¿Cuántas veces les has visto?

      • Fletcher pedorro 22 enero, 2014 a 2:34 #

        jaja. Solo 1, mujer. No hay money…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: